Instagram

Habitar, confiar y abrir el juego para transformarlo en un hecho escénico; crear y descubrir una propia música, un propio ritmo corporal, son las principales consignas.

Los talleres proponen abrir y explorar un canal de disponibilidad y encontrarse con todo lo que esto trae. El trabajo más importante es ir a la prueba y a la acción. La improvisación será la herramienta principal para desplegar un imaginario personal.

El trabajo apunta a liberarse del propio juicio y control sobre la asociación y trabajar sobre el error, la incertidumbre y el vacío como terreno creativo fértil para llegar a la emoción.